Sistemas de protección al comprador que adquiere un vehículo de segunda mano

El mercado de segunda mano ofrece la posibilidad de adquirir un vehículo en buen estado y a un precio notablemente inferior que si lo compramos nuevo, pero es frecuente que surjan ciertos problemas que imposibilitan o dificultan su uso, siendo muchas las dudas que pueden surgir en cuanto a los derechos que corresponden al comprador.

En primer lugar, es importante la formalización entre las partes de un contrato de compraventa, este aspecto facilitaría las cosas de cara a una posible reclamación.

El principal inconveniente que nos encontramos en el caso de los contratos verbales es el de la prueba, siendo necesario demostrar lo qué se pactó entre las partes.

Reclamación

Una vez acreditada la existencia de un vínculo contractual entre el comprador y el vendedor se procedería a ejercitar la reclamación correspondiente por la existencia de averías en el vehículo.

La ley a aplicar será distinta si el vendedor es un profesional, en este caso la norma de referencia sería el Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias –aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre– (en adelante TRLGDCU), o un particular, en este supuesto la ley que debe tenerse en cuenta es el Código Civil.

En estos casos el Código Civil concede al comprador una protección conocida con el nombre de acciones edilicias, reguladas en los artículos 1484 y ss. Ahora bien, para exigir el saneamiento por los vicios o defectos ocultos el comprador dispone de un plazo de 6 meses a contar desde la entrega del vehículo.

Fuente: https://blog.sepin.es

blancoroureadvocats

blancoroureadvocats

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies