Riesgos para los consumidores por los productos falsificados

Casi uno de cada diez europeos (9 %) afirmó haber sido engañado al comprar falsificaciones, con diferencias significativas entre los Estados miembros de la UE. Los países con un mayor porcentaje de consumidores engañados son Bulgaria (19 %), Rumanía (16 %) y Hungría (15 %). Por el contrario, Suecia (2 %) y Dinamarca (3 %) registran las cifras más bajas de la UE. España está por encima de la media de la UE, con un porcentaje de un 12 % que afirma haber sido engañado para comprar productos falsificados.

Las falsificaciones representan el 6,8 % de las importaciones de la UE, por valor de 121 000 millones EUR, y afectan a todos los sectores. La preocupación por los productos falsificados ha aumentado durante la pandemia de la COVID-19. La proliferación de medicamentos falsificados, como antibióticos y analgésicos, y más recientemente, otros productos médicos, como los equipos de protección personal y las mascarillas.

La piratería digital es también un mercado lucrativo para los infractores.

LAS PYMES Y LA VULNERACIÓN DE LOS DPI

Las falsificaciones no solo afectan a los consumidores, sino que también suponen un perjuicio importante para la economía de la UE y, en particular, para las pequeñas y medianas empresas.

Para aumentar la concienciación sobre el valor de la PI y ayudar a las pymes a potenciar su competitividad en el mercado, la EUIPO ha puesto en marcha el programa Ideas Powered for Business, incluido un Fondo para Pymes de 20 millones EUR, en cooperación con la Comisión Europea y las oficinas de propiedad intelectual de los Estados miembros.

Fuente: diariojuridico.com

blancoroureadvocats

blancoroureadvocats

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies