¿Qué pasa si la empresa donde trabajas se declara insolvente?

El tejido empresarial español ha visto cómo los efectos de la pandemia han ido cobrando más fuerza en algunos sectores que lo forman, el principal es la falta de liquidez, como consecuencia de la reducción de actividad que claramente muestra la reducción del PIB.

Tanto las empresas que han decidido esperar, como las que han adoptado alguna herramienta jurídica para hacer frente a su insolvencia, continúan con la obligación de mantener las responsabilidades con sus empleados.

Entre ellas, se encuentra el pago de los salarios, que muchos trabajadores temen que disminuya o desaparezca. El privilegio de los trabajadores se dificulta cuando la empresa llega a la situación de concurso con una masa activa insuficiente o nula.

En caso de que la empresa no tenga liquidez suficiente para hacerse cargo de las nóminas, interviene el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), aunque con algunas limitaciones.

Por otro lado, el máximo de indemnizaciones, garantizado por el FOGASA será de una anualidad del sueldo diario, base del cálculo y que incluye las pagas extra, no pudiendo rebasar el doble del SMI.

Los empleados, independientemente de que la empresa se encuentre en concurso de acreedores, deben seguir yendo a su puesto de trabajo, ya que no se paraliza el funcionamiento de la entidad.

Fuente: diariojuridico.com

blancoroureadvocats

blancoroureadvocats

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies