Obtener vídeos sexuales de menores a través de redes sociales es agresión sexual

El Tribunal Supremo ha condenado por agresión sexual  a un hombre que contactó con una menor de 12 años a través de redes sociales exigiéndole que le enviase fotografías y vídeos de ella con contenido sexual. El alto tribunal ha elevado la condena de corrupción de menores a agresión sexual bajo intimidación, doblando casi la pena, de dos años y nueve meses a cinco años y cuatro meses.

Con esta sentencia se rompe con el concepto, arraigado en el imaginario colectivo, de que una agresión sexual requiere de contacto físico. 

El condenado se inscribió en Tuenti con una identidad falsa de mujer y contactó con una menor de 12 años, a quien no conocía, a la que le obligó a hacerse fotos y grabarse vídeos de contenido sexual y enviárselos, bajo la amenaza de denunciar a su familia y de difundir las grabaciones que tenía de ella a sus contactos en esa red social.

La Audiencia Provincial de Valencia le condenó por delito de corrupción de menores y le absolvió del delito de agresión sexual. Sin embargo, la fiscalía presentó recurso de casación ante el Tribunal Supremo por la absolución de este último delito.

La sentencia también incorpora la dimensión de la pérdida de control sobre la vida privada, que va más allá de la intimidad propiamente dicha.

Fuente: diariojuridico.com

blancoroureadvocats

blancoroureadvocats

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies