¿Hay que declarar en Renta un ERTE no cobrado?

Existen bastantes casos de trabajadores/as que a fecha de estas líneas aún no han percibido la prestación por un ERTE en el que se han visto inmersos durante el 2.020 y que incluso se ha extendido durante el 2.021. A esto ahora, se le une la incertidumbre de si procede declarar en Renta por unas cantidades que no se han percibido y, no menos importante en caso afirmativo, cómo declararlas.

De inicio, debe recordarse que las prestaciones por desempleo serán calificadas como rendimientos del trabajo en atención al artículo 17.1 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, al definir los rendimientos íntegros del trabajo como «todas las contraprestaciones o utilidades, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, que deriven, directa o indirectamente, del trabajo personal o de la relación laboral o estatutaria y no tengan el carácter de rendimientos de actividades económicas» y en particular “las prestaciones por desempleo«.

La segunda cuestión es si la cantidad/prestación no percibida por los meses del ejercicio 2.020, resultará procedente su imputación en el citado ejercicio y formará parte de las cantidades a declarar, aun considerando que su cobro será previsiblemente en el 2.021.

Las reglas especiales de imputación temporal, establecen que «cuando por circunstancias justificadas no imputables al contribuyente, los rendimientos derivados del trabajo se perciban en períodos impositivos distintos a aquéllos en que fueron exigibles, se imputaran a éstos, practicándose, en su caso, autoliquidación complementaria, sin sanción ni intereses de demora ni recargo alguno. La autoliquidación se presentará en el plazo que media entre la fecha en que se perciban y el final del inmediato siguiente al plazo de declaraciones por el impuesto«.

Así pues, la respuesta es afirmativa: las cantidades por el ERTE aún no percibidas deben de incluirse en la declaración de la Renta en concepto de rendimientos de trabajo. ¿Cómo?

Pues si su percepción se realiza previamente a la presentación de declaración (plazo del 7 de abril al 30 de junio) no será necesaria la presentación de una autoliquidación complementaria en tanto formarán parte de los conceptos a declarar. Presentada la declaración y producido el cobro de la cantidad por un ERTE dentro del plazo, deberá realizarse una rectificación de la autoliquidación presentada.

Si la percepción de las cantidades se realizase fuera del plazo de presentación de la declaración, la forma correcta de declaración será mediante una autoliquidación complementaria del período impositivo del 2.020.

Fuente: blog.sepin.es

blancoroureadvocats

blancoroureadvocats

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies