Ante una falsificación de firma podemos recurrir a una pericial caligráfica

Ocurre que en algunas ocasiones, esas firmas o escritos están falsificados o bien se intenta negar la firma para no reconocer obligaciones, es decir nos encontramos con una firma en un documento y este tienen un contenido, dentro de los procesos judiciales se dan muchos casos: contratos de compra venta, arrendamientos, convenios, finiquitos,  reconocimientos de deuda, préstamos privados…

Casi todos los asuntos donde se cuestiona la autenticidad de un documento o la firma de este llevan implícitos un interés, en su mayor parte, económico. La raíz es que la firma tiene un valor añadido a parte de nuestra identificación cuando la realizamos, el documento donde se estampa tiene un contenido esencial que a  veces no  somos conscientes de imaginar las consecuencias que a corto o largo plazo puede acarrear.

En la LEC 1/2000, la prueba pericial caligráfica recibe el nombre de “cotejo de letras”, y aparece regulada en los artículos 349 a 351 del referido texto legal. La práctica del cotejo de letras en documentos privados se realiza cuando la autenticidad de un documento se niegue o se ponga en duda por la parte a quien perjudique.

Fuente: https://www.diariojuridico.com

blancoroureadvocats

blancoroureadvocats

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies